Un poco de historia
Valentín Alsina nació junto al Riachuelo, en 1838, épocas de Juan Manuel de Rosas. En el paraje llamado Paso de Burgos o Paso Chico aparecen censadas 166 personas. La mayoría de ellos trabajaban en el establecimiento "El Rincón", más conocido como "El saladero de Anderson", que tiempo después fue El frigorífico Wilson, ya desaparecido.

Cerca de 1850, Enrique Ochoa compró a Miguel Taurel un lote sobre el Paso de Burgos, donde instaló otro saladero, y tuvo la idea de construir un puente, el segundo a partir de la desembocadura del Riachuelo, pero tres meses después fue llevado por las aguas.La tenacidad de Don Ochoa lo llevó a construir un nuevo puente que duró un poco más de un año corriendo, luego, la misma suerte que el primero. En 1859, Ochoa construyó el tercero y lo bautizó con el nombre de Puente Alsina en honor al Dr. Valentín Alsina, quien en ese entonces era el gobernador de la Provincia de Buenos Aires y había acelerado las gestiones burocráticas para realizar esta nueva obra.
El puente permaneció en pie muchos años mas que sus antecesores, hasta que en 1910 fue reemplazado por uno nuevo. Este fue el cuarto, que duró hasta 1938 cuando se construyó el actual.

Un poco más En el año 1894 la creciente arrasó el antiguo puente conocido como ¨Puente en Paso Burgos¨, en su lugar se tendió el viejo Puente Alsina, con carácter provisorio. Veinte años más tarde se proyectó y aprobó la construcción de una nueva parte para la prolongación de la avenida Sáenz, que contemplara las características del Canal y las necesidades del tráfico carretero y marítimo.
Aprobado el proyecto, se licitó la obra, de acuerdo con los pliegos de especificaciones y bases generales, procediéndose al estudio de las propuestas y su adjudicación correspondiente. A fines de 1932 se comenzó a preparar las canchas y a acumular materiales a pie de obra.
La estructura metálica del puente tiene una chapa de identificación de su fabricante: ¨Louis Eilers, Hannover- Herrenhausen. 1936-37"

 

 

Inicio